El NAS es el «all in one» de la casa

Disco duro

Si en el mundo de la cocina doméstica el rey de los all in one es la Thermomix, en el mundo de la tecnología doméstica, y porqué no empresarial, el NAS es el all in one.

Recuerdo un chiste del fallecido humorista Eugenio que decía algo así:

Un niño y una niña conversan en el parque. El niño le pregunta a la niña:
– ¿Que vas a pedir a los Reyes Magos?
– Les voy a pedir una Barbie. ¿Y Tú? – responde ella
– Yo les voy a pedir un Támpax. – contesta el niño
– ¿Un Támpax? Y, ¿qué es un Támpax? – pregunta ella
– No lo sé, pero debe de ser la hostia, porque puedes ir a la playa, jugar al tenis, montar a caballo,…

Pues un NAS es precisamente una de esas cosas con las que puedes hacer casi de todo, una Thermomix, que tanto sirve para casa como para la empresa.

El concepto, es el concepto

Un NAS (Network Attached Storage o Almacenamiento Conectado a la Red) es

una tecnología de almacenamiento dedicada a compartir la capacidad de almacenamiento de un computador (servidor) con computadoras personales o servidores clientes a través de una red (normalmente TCP/IP), haciendo uso de un sistema operativo optimizado para dar acceso con los protocolos CIFS, NFS, FTP o TFTP

Es precisamente esta característica, el almacenamiento en red, la que diferencia un NAS de cualquier otro dispositivo de almacenamiento: la interfaz de conexión es la red local, generalmente vía cable a un puerto RJ45 del router.

Sí, comprendo que con la definición anterior te hayas quedado igual que antes de leerla, así que vamos a intentar dar una un poco más comprensiva. Lo fácil sería decir que es un medio de almacenamiento de datos externo accesible desde cualquier dispositivo conectado a una red. Lo difícil es ahora enganchar a este concepto una coletilla que explique el resto de utilidades que un NAS proporciona y que no son, en esencia, simple almacenamiento.

De problemas y necesidades va la cosa

A la adquisición de un nuevo gadget tecnológico se puede llegar por pasión o por convicción. Cuando algo está de moda y reclama tu atención generando un deseo irrefrenable en ti, llegas a adquirirlo por pasión, porque es lo que te pide el cuerpo; cuando algo presenta las características o funcionalidades que requieres para solventar un problema o cubrir una necesidad llegas a adquirirlo por convicción.

Veamos qué problemas o necesidades tenía (compra por convicción) y, en futuras entregas, iremos explorando cada una de ellas y viendo en qué medida y de qué manera quedan cubiertas por el NAS.

Centro de almacenamiento

Son muchos los archivos que al cabo del tiempo hemos acumulado en casa (fotos, vídeos, libros electrónicos, documentos profesionales y personales) y muchos los medios de almacenamiento que hemos venido utilizando (discos internos y externos, pen drives y servicios de almacenamiento en la nube).

Gestionar todos esos documentos de diversa índole y distintas procedencias se llegó a tornar harto complicado por su aumento continuo, el uso de distintos dispositivos con distintas tecnologías, acceso desde distintas ubicaciones y uso de diversos medios de almacenamiento.

Compartición de archivos

Muchas veces nos vemos en la necesidad de dar acceso a terceros a archivos (un currículum, las fotos de la cena de reencuentro de amigos del instituto, el álbum de fotos familiar, un presupuesto, etc) de forma independiente a la plataforma y asegurando la privacidad tanto de los archivos que compartes como aquellos que quedan restringidos un uso personal.

Nube privada única sincronizada

Trabajar con distintos dispositivos, con distintos entornos y en distintas ubicaciones no es fácil sin aliarte con algún servicio en la nube, pero el uso de cuentas gratuitas y, por tanto, con capacidades de almacenamiento exiguas provoca que a veces no sepas dónde tienes ubicado un cierto documento.

Poder trabajar de forma offline y que cualquier cambio se sincronice en todos tus dispositivos y así tenerlo inmediatamente disponible (a ti y a aquellos con quienes lo compartes) es, para mí, indispensable.

Acceso multimedia

Ver nuestras fotos, vídeos, series y películas o escuchar nuestra fonoteca en casa sin tener que hacerlo desde un equipo concreto, sino desde cualquier dispositivo y zona de la casa, sin andar pinchando memorias externas y moviendo contenidos de un sitio a otro era uno de mis objetivos; poder hacerlo desde fuera de casa suponía ya tocar el cielo.

Centro de descargas

Descargamos contenidos de Internet y para ello teníamos un PC de sobremesa que poníamos en marcha para luego, al finalizar la descarga, apagarlo. Normalmente había que esperar al día siguiente para tener la descarga disponible, eso si al llegar a casa no nos olvidábamos de hacer la descarga.

Deseaba poder arrancar una descarga sin tener acceso físico al PC, teniéndola disponible al llegar a casa para poder disfrutar de ella.

Copia de seguridad

Para evitar el riesgo de pérdida de la información almacenada en distintos ordenadores y medios de almacenamiento externo en caso de fallo, realizaba copias de seguridad usando un dock USB; un lío que pon y quita de cables al que necesitaba poner orden.

Privacidad

Google explota en su interés las fotos subidas a Google Photos y los correos de GMail. Los gobiernos pueden requerir la información que tienes en servicios como OneDrive si creen tener razones para ello. La navegación en Internet desde la empresa en la que trabajas puede ser conocida.

Buscaba aumentar las pocas medidas que he tomado para proteger nuestra privacidad.

Consumo contenido y facilidad de uso

Muchas de las necesidades comentadas requieren de un PC funcionando casi 24×7, pero un PC ramplón no está pensado para estar en funcionamiento sin parar, además con un bajo consumo.

Si bien es cierto que muchas necesidades las podremos solventar con un PC, nos va a llevar tiempo, sudor y lágrimas dejarlo con todo lo necesario instalado, configurado y en perfecto funcionamiento.

Otras utilidades

Quizás no son muchas las necesidades que a priori uno puede tener y que puede no justifiquen la adquisición de un NAS, pero son tantas las puertas que se pueden abrir, además de las ya mencionadas, que difícilmente no dirás éso yo también lo quiero:

  • Servidor VPN
  • Transcodificación de vídeo
  • Respaldo automático de fotos del smartphone
  • Servidor web
  • Virtualización
  • Servidor de correo
  • Sincronización con nubes públicas
  • Colaboración, en tiempo real, con aplicaciones de productividad
  • Servidor de impresión
  • Servidor Radius
  • Servidor DHCP y DNS
  • Servicio de SSO
  • Alta disponibilidad y tolerancia a fallos
  • Servidor de certificados SSL
  • Grabador de TV
  • Vídeo vigilancia
  • A saber cuántas cosas más…

Los inconvenientes también existen

Como en todo en la vida, tienes que pensar que en una balanza hay dos platos; no todo son bondades, también existen inconvenientes:

  • Precio: un NAS no deja de ser un ordenador (sin pantalla, teclado ni ratón). Yo me hice con un modelo de entrada de prestaciones multimedia, un Synology DS216Play, cuyo coste con un solo disco de 4TB (especial para NAS) fue de 426€, un coste de entrada nada despreciable.
  • Mantenimiento: un NAS tiene un consumo eléctrico. Tanto discos como NAS tienen una vida útil, de modo que existe un coste de reposición. También puede que en algún momento necesites ampliar la capacidad de almacenamiento, poniendo más discos o discos de mayor tamaño.
  • Gestión de la seguridad: realizar backups del NAS va también de tu cuenta; necesitarás algún medio externo. Al ser una máquina que, seguramente, estará conectada a Internet, puede sufrir ataques y ser infectado por virus. Deberás ser tú quien se preocupe de gestionar los riesgos relativos a la seguridad y actuar si materializa alguno de ellos.
  • Operación continua: un corte en el suministro hará que el NAS se pare; deberás contar con un SAI si quieres garantizar un servicio continuo. Si no te puedes permitirte que el NAS te deje colgado porque se ha estropeado algún disco, deberás pensar en montar el NAS con un RAID 1 (espejo de discos), con lo que deberás añadirle, al menos, otro disco.
  • Ancho de banda: la velocidad de subida de tu conexión a Internet es la que usarás para consumir contenidos de tu NAS desde el exterior. Si esos contenidos son multimedia, vas a alojar una web o disponer de un servicio VPN, necesitarás una buena velocidad de subida; quizás deberás contratar una línea de más caudal o solicitar una fibra simétrica. Quizás deberás adaptar, también, la electrónica de tu red doméstica para tener 1Gbps y así poder consumir vídeos 4K.
  • Otros factores como robo, inundación o subidas de tensión son riesgos que debes tener presentes. Disponer de copias de seguridad deslocalizadas, seguro de hogar o un sistema de protección contra picos de tensión (o un SAI) son elementos a tener en cuenta.

En definitiva

Si antes teníamos en casa un solo ordenador para toda la familia, en el que almacenábamos toda la información y era el único punto de consulta, ahora cada miembro de la unidad familiar dispone de su propio equipo, móvil y/o tableta, memorias externas, nubes, etc.

Con todo este tinglado es difícil tener orden, no perder nada y tener disponible toda esa información, con lo que la solución pasa por una unidad de almacenamiento en red accesible por todos sus usuarios, desde cualquier dispositivo e independientemente de la ubicación.

Las necesidades de cada uno son variopintas y personales, y la gama de marcas, modelos y características existente amplísima. Dependiendo de qué necesites y del presupuesto con que cuentes deberás optar por un modelo u otro, de modo que es fundamental que antes definas bien qué necesitas.

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.